Saturday, April 07, 2007


Andaba cuidando la casa de mi cunado mientras se fue de viaje, cuando... (trancripcion del email)

"Soy cristiano...pero mal carpintero."

Ta l vez para este momento ya hayas visto la puerta de atras de tu casa (la del costado) esa que nunca cerro y me traia enfermo, para que sirve una puerta sino cierra... Ok volvamos al punto en la primera noche cuidando tu casa la puerta se abrio por la accion del viento y fue algo que no me pude permitir; a primera hora del segundo dia estaba acerrando la puerta para arreglarla... el resultado de esta accion ha sido desastroso... I said sorry, te debo una puerta, cosa que hare efectivo con mi primer cheque de mi proximo trabajo. Pense en decirtelo el dia que volvieron pero te vi tan cansado del viaje que para que sacarte mas energia, lo publico en el blog a si la desonrra es completa...

Un abrazo
D

Pd: No te olvidez que soy el padrino de Anais.

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña asamblea: fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea decidió que tenía que renunciar. ¿La causa?: ¡hacía demasiado ruido!. Y además se pasaba el tiempo golpeando. El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo: dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en el trato y siempre tenía fricciones con los demás. La lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro, que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto. En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente la tosca madera se convirtió en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó de nuevo sola , la asamblea reanudó su deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho y dijo: "Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos. La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de su fortaleza y de trabajar juntos.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home